Domingo, 29 Marzo 2020 | Acceso abonados

La politización del dolor

El dolor, físico o psíquico, es tan individual como el cuerpo o la mente de cada ciudadano, por lo que cuando un político nos habla de politizarlo, algo va persiguiendo para su propio interés ideológico. Quien usó este término, en dos mil dieciséis, fue el vicepresidente Pablo Iglesias, representante del ala comunista del gobierno de nuestra Nación. Pero el comunismo no es un régimen democrático y por tanto es enemigo de nuestro sistema actual de gobierno, la democracia. Lo decía entonces refiriéndose al dolor de quienes eran desahuciados y perdían sus viviendas en plena crisis. Como termino general y típico del populismo también se puede interpretar de otra manera. Hoy tras los miles de muertos que la pandemia ha producido los ciudadanos tenemos derecho a politizar el dolor. Quienes hoy nos gobiernan son los causantes directos de la manipulación política de los informes que la OMS les envió a finales de Enero. Despreciaron cuantos informes otros países le pasaban y las advertencias de los riesgos que corría España si no se adoptaban las medidas pertinentes. Les daba igual. Tenían por delante manifestaciones populares con las que iban a demostrar el poder en la calle.

Han fallado en todo. Han puesto en peligro la vida de cantidad de ciudadanos. A final de febrero declaraban, nuestros gobernantes, que todo estaba controlado. Había dos manifestaciones y había que permitirlas. Recuerdo que en una de ellas se veían guantes de látex. Dicen que ciento veinte mil personas asistieron y que recorrieron kilómetros por las vías de la Villa. Madrid es la más castigada por la pandemia. De qué manera este gobierno tapa sus irresponsabilidades. Haciendo que los podemitas ladren. Dice Monedero que la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento hacen negocios con la sanidad privada en esta pandemia. Ante el fracaso de un gobierno inútil, prepotente y aferrado al poder no tienen más remedio que hacer ruido. Infamar al gobierno de la Villa de Madrid insinuando corruptelas. Corruptelas de quien. De usted Monedero que lo pillaron defraudando a Hacienda. Del de la dacha de Galapagar, que ya es super casta, saltador de cuarentenas, y su señora Ministra de Igualdad, explotadora de guarda espaldas. O del de movilidad disminuida del barrio de Salamanca y explotador de asistentas. Mentiras, infamias y control del Parlamento para engañar a los ciudadanos. Lo típico de un régimen que aspira a imponer en España una dictadura comunista. No quiero pensar la situación que hubiésemos vivido en España si el partido en el Gobierno, durante la pandemia, hubiese sido el Partido Popular, o un tripartito como el que gobierna en Andalucía. Cualquiera que hubiese sido su actuación, siempre hubiese sido de mayor responsabilidad y anteponiendo siempre la salud de los ciudadanos a los fines políticos. El actual gobierno ha manipulado a la sociedad sometiéndola a sus propios intereses espurios. Los medios de comunicación se les hubiesen echado encima. La oposición hubiese criminalizado la actuación y cualquier medida hubiese sido respondida con la ocupación de las calles y quemas de contenedores. De algaradas callejeras ya hemos tenido alguna que otra en Andalucía, precisamente en contra del resultado de las urnas. Espero que de una manera legal y dentro del marco constitucional la ciudadanía inicie cuanto antes las acciones legales para exigir las responsabilidades que correspondan por la inacción del gobierno, las muertes producidas y las ocultaciones habidas. Sé que nos resultará difícil pues lo lógico sería presentar una moción de censura, pero para impedirla él avenido a presidente cuenta con los enemigos de España.

Autor

Fernando Guerrero

Fernando Guerrero

Ensayista

Esta web utiliza 'cookies'

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. En el siguiente enlace podrá consultar cómo puede cambiar la configuración u obtener más información. Saber más

Acepto