Lunes, 18 Junio 2018 | Acceso abonados

Las apariencias

Son necesarias para mantener la buena imagen de lo que se trata de vender. No se puede vender lo sucio, debe estar limpio.

La solución al barco Aquarius es el estandarte de la solidaridad. Además, de las dos soluciones que se le podían dar a sus pasajeros se ha elegido la más política: se les trata como refugiados asignándole los cuatrocientos cincuenta euros, al mes, que le corresponden.

La mencionada cantidad es superior a la que pueden cobrar españoles que hayan cotizado en nuestro país unos veinte años. ¿Es normal? ¿Por qué se les ha dado el tratamiento de refugiado y no el de inmigrantes indocumentados?

Salga de donde salga el dinero de los refugiados la verdad es que nuestro fondo para pagar las pensiones está en quiebra y por lo tanto mientras menos dinero se pierda en apoyos a improductividades menos situación de quiebra tendremos. Ojo que nadie piense que se deben dejar abandonados en el mar, pero si adoptar las medidas necesarias para que no salgan de las playas de origen. El ser humano carece de principios en muchas de las actividades que desempeña y pudiera ser que la corrupción estuviera presente, también, en estos trasvases de seres humanos, por lo que la solución debe aplicarse en el origen y no acostumbrar a las mafias que la solidaridad de otros países sea la solución su corruptela.

La otra apariencia, de este nuevo gobierno, es la del ministro de cultura. No tiene sentido. El ministro de cultura tuvo un tropiezo con Hacienda hace años y pagó. Bien, regularizó su situación como ciudadano pagando la sanción y los intereses y punto.

Pero esto no es ir contra la corrupción. Esto es coger una cabeza de turco y nada más. ¿El actual presidente ha explicado algo de las falsedades de su currículo? ¿Se ha referido a la corruptela en Andalucía como la mayor de España y ha tomado cartas en el asunto? ¿O acaso va a permitir que se diluya como un azucarillo en el café?

Hasta volver a conseguir ganar las elecciones generales veremos los ciudadanos un montón de apariencias mas que no serán otra cosa que mil para las moscas.

 

Autor

Fernando Guerrero

Fernando Guerrero

Ensayista

Esta web utiliza 'cookies'

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. En el siguiente enlace podrá consultar cómo puede cambiar la configuración u obtener más información. Saber más

Acepto